Tuesday, June 05, 2007

El reporte Jamaica

Estoy en Jamaica. Finalmente se alinearon todos los astros, y estoy acá. Raro, no? Para mi por lo menos. Me encuentro en el balcón de la habitación del Hotel Courtleigh, escuchando a un tipo hacer un cover de lambada en el primer piso con un organito pedorro. Estoy en el balcón, no de camba, sino porque es la única forma que tengo de agarrar la señal inhalambrica del hotel, pero la verdad es que no molesta, ya que la temperatura es de unos 25 grados (chupen giles).

El hotel se encuentra en el corazón de Kingston entre los hoteles Pegasus, y Hilton (tan cerca, pero tan lejos...)

En este momento veo el estadio, con las luces prendidas, donde se disputa el amistoso de futbol Jamaica vs Chile.

Que puedo decir, uno llega con el corazón lleno de ilusiones de Jamaica No Problem, Bob Marley, Buffalo soldier, Rastafarian pipol, en fin, glamour, color. Sin embargo, al llegar a Kingston, uno se encuentra con una cuidad pobre, levemente edificada, con bastante verde. Con una parte nueva y rica, que no llama la atención, y una parte vieja y pobre que se debe atravesar en el recorrido desde el aeropuerto que es testigo de pobreza y decadencia. No es lo que me vendieron. Parece que estoy en la punta diametralmente opuesta de la isla si es turismo lo que quiero hacer. Aca lo unico que hay en la vuelta es la casa de Bob Marley.

Por otro lado, estoy tentando a la suerte con cada cruce peatonal. En cualquier momento me mato. Manejan a la derecha, el sentido opuesto, contrario, al utilizado por el 80% del mundo. Sumado a que el tráfico es un caos, mis chances de sobrevivir son bajas. Me estoy tirando a cruzar la calle como un dolobu mirando el lado equivocado siempre, es instintivo.

Aca se habla un inglés deformado, lo llaman el patois, o creole, y esta muy salado. Olvidate de entenderle a un taxista, he mantenido conversaciones enteras, sin tener la mas ramera idea de lo que estabamos hablando.

Por otro lado, son todos negros. No me considero racista, esta todo bien con todos, y me encantan las negras. Simplemente no estoy acostumbrado. A ser siempre el "diferente". No va en como me vista, ni en como actúe, ni nada. Mi piel es de otro color. Punto. No hay nada que pueda hacer para cambiarlo, y esa parte de uno que no quiere resaltar en el rebaño se la tiene que fumar.

Con respecto a esto me pasaron dos cosas, en algun momento, estando en un local lleno de gente me vino como una claustrofobia, necesitaba ver a alguien de mi color, aunque fuera para no sentirme solo. Y por otro lado, al rato, ya se me habían ido todas las pabadas, al final me olvide de los colores, y como no hay espejos en la vuelta, listo, era uno más.

La gente en la oficina es de la planta. Llego el primer día a la oficina todo trajeado, y lo primero que me dijeron es "no vas a estar necesitando nada de eso aca", señalando la corbata (yu won´ be niidin any o´da´ here). Parece que uno de estos fines de semana me sacan a pasear, espero poder hacer algo de playa. Las playas con arena blanca, linda (como en Uruguay, mi pais :p) están del otro lado de la isla, en la cara norte.

Y donde está la magia entonces de este lugar, que se ha ganado tanta fama en el mundo? Estoy en pleno proceso de descubrirla, el único adelanto que les puedo hacer es este. El tipo con el que laburo, me comento que acá hay fiestas todos los días de la semana. Tienen nombres. Hot Mondays. Early Tuesdays, cosas así. Las organiza gente común digamos, y van entre mil, y dos mil personas a cada una. Todavía no termino de entender el concepto. Le pregunto: pero quien las organiza? quien las financia? Como sabes donde son? A lo que me responde: uno sabe... the buzz, fue su respuesta. Como que el rumor se pasa. Parece que en estas fiestas se baila mucho, se concentran en grandes circulos, y la gente pasa al medio a bailar. Bien tipo pelicula, de break dance. Uno no esta obligado, es pa' demostrar digamos.

Tengo que ir a una.

2 comments:

BlondiePower said...

Por favor comenteme cuando pise una de esas, seguire sus aventuras por este medio. Saludos!

Alex Presa said...

Lo leimos junto con mi esposa y todavia nos estamos matando de risa, con solo imaginarte se paga el viaje.
Enjoy!